Los servicios inteligentes de la industria 4.0

La industria es importante para la creación de empleo de calidad, es la base de la economía vasca y desde luego merece nuestro apoyo.  Pero ¿no estaremos tratando de salvar lo insalvable y quizás dejando de alimentar la industria del futuro?

La industria de los sectores manufactureros clásicos es la industria que compite en estadios de madurez del ciclo de vida, donde tamaño y coste son variables decisivas sino las únicas para competir. Se busca ganar tamaño a través de fusiones y adquisiciones  para ganar competitividad generalmente por la vía de ahorro de costes por economía de escala.  Hablamos de productos indiferenciados, mercados muy abiertos y competencia agresiva desde países en desarrollo. La batalla para ganar competitividad se convierte en una lucha más geopolítica que económica.

Pero  no predicamos la resignación. Los hacedores de política industrial “policy makers” locales tienen mucho que hacer  porque hay otro frente que está en ebullición: la servitización de la industria. Esta será la fuente de nuevo empleo en la próxima década. La entrada masiva de tecnologías de la información en las plantas de producción, la llegada de la robótica, la visión artificial, realidad aumentada, manufactura aditiva, sensórica y big data revolucionan la industria. Nace una industria reconsiderada, una nueva industria 4.0 con nuevos modelos de negocio, que  va a competir con la industria convencional de la producción en masa, lote económico, almacenes, fabricación diferida. Es si es una competencia entre modelos no geográfica.

El dilema que tendrán los directivos será dilucidar cuantos recursos destinar a mejorar sus negocios actuales y cuantos destinar a crear nuevos negocios industriales, que estarán basados en la personalización, la flexibilidad, la producción “lean”, con propuestas de valor  centradas  en conocimientos y servicios. La batalla se producirá incluso a nivel interno en muchas empresas. Competirán por recursos el “negocio viejo”, recursos para sostenerlo y aguantar, con recursos para construir nuevos modelos de negocio. Eso en el caso optimista que sera cuando se tenga claridad para ver las dos opciones, porque muchas de las empresas actuales, para su desgracia, solo verán la opción primera.

La industria 4.0 tiene potencia no como refuerzo de los viejos modelos, sino dando nacimiento a una nueva industria apoyada en tres tecnologías de base: cloud, internet y big data. La configuración industrial pasa por su servitización debido a dos grandes fuerzas: la velocidad de cambio y el uso de plataformas de análisis de datos.  Mckinsey cree que el ritmo de cambio es brutal y que la empresa industrial  establecida  debe planificar una serie de servicios externos aliados para copar con el cambio. Desde “dentro” el cambio será imposible o demasiado lento. Y segundo que esa estrategia pasa por la reinvención de la forma de hacer estrategia en lo que HBR llama “Platform Thinking”. Esto es,  la necesidad de pensar en que plataforma hacer “plug and play” conectarse para elaborar datos y ofrecer servicios adicionales a los productos.

La industria que viene es un ecosistema de productos y servicios, no la remodelación de la vieja industria. O potenciamos ese ecosistema, ayudando más a los servicios industriales inteligentes o haremos estaremos apostando al caballo equivocado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.