Innovación o evolución

Destrucción-documental-e-innovación-empresarial%A03501Tanto hablar de innovación nos hemos despistado. En realidad las empresas progresan por evolución y no por innovación, solo en contadas ocasiones se produce una ruptura total evento inesperado, un ¡¡¡Eureka¡¡¡¡. Incluso en los improbables casos de que se encuentre la pepita de oro, los que suelen aprovechar de un descubrimiento suele ser alguien diferente al descubridor.

La mayoría de innovaciones, en un número cercano al 99,99%, no son inventos nuevos sino combinaciones de conocimiento tecnológico y de mercado que hace que esos descubrimientos puedan tener forma de negocio, lo que requiere un precio, una forma de producir o servir y un cliente dispuesto a pagar.

En una empresa entonces no se trata de tener departamento de inventos y de grandes ideas, sino de tener agilidad y lo que Marina llama Inteligencia Creadora. Es lo que otros autores como Nelson y Winter acuñaron como capacidades dinámicas, que es tener por encima de lo que sabes hacer, tener la capacidad de cambiar lo que sabes hacer. Si una empresa tiene esa capacidad dinámica podemos asegurar que existe una larga vida para ella. Nokia, Sony, Apple, Google no son inventores son empresas con fuertes capacidades dinámicas.

Tener esta capacidad de cambiar es un estadio avanzado de la organización si pensamos en la evolución. El primer nivel evolutivo es hacer algo y repetirlo, es la organización mecanicista y basada en reglas. El segundo nivel evolutivo es la organización que sabe hacer algo y sabe mejorar lo que hace, y aquí aparecen los sistemas de mejora continua. Pero en el nivel superior de la evolución organizativa están las empresas que saben cambiar lo que hacen, y aprenden a aprender para ser en cada momento lo que haya que ser. Esta capacidad adaptativa y co-evolutiva es la clave de la innovación empresarial y viene a ser una disposición organizativa especial para evolucionar. No es tener ideas sino organizarse para tenerlas.

Muchas empresas con mucho talento dentro no han llegado a ese estado evolutivo, y son empresas de otro tiempo, sobreviven pero no están adaptadas al entorno reticular y de intercambio de conocimiento que nos ha tocado vivir. Son empresas que quieren innovar pero no pueden porque su organización no ha evolucionado. Y sufren porque no entienden lo que les pasa. Teniendo como tienen delante muchas oportunidades son incapaces de alcanzarlas y explotarlas.

Asi que organizarse como un reloj es organizarse en estados evolutivos primitivos mientras que para innovar es necesario organizarse de otra manera. De esta manera el foco no se centra en tener una idea o tecnología, sino que éste se desplaza hacia la capacidad innovadora. Un grano de arroz es bienvenido, un plato todavía es mejor, saber cultivar el arroz es garantizarse el sustento.

Asi que en el futuo quizás nos convenga tener que hablar más de evolución y menos de innovación si realmente queremos innovar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.